Aprendiendo sobre política.

Cuando era pequeña estudié toda mi vida en una escuela privada, era una de las escuelas locales, era pequeña al parecer todos lo que trabajaban ahí eran familia y todos vivían cerca. Estábamos a nada de ser un pequeño pueblo en esta inmensa ciudad.

Una vez hicimos un ejercicio donde nos querían enseñar los sistemas políticos que había, sonaba aburridísimo pero se podía ver que la profesora Pili estaba fascinada con la idea de poder hacer su visión realidad  además se acercaban las elecciones y era un buen momento.

Antes de empezar nos explicó cómo funcionaba nuestro país o como se pretendía que funcionará, se veía que estaba bastante frustrada en algunos momentos nos veía y recordaba que éramos niños y no entendíamos la mitad de las cosas que estaba diciendo, respiraba y continuaba.

Dijo algo sobre la democracia, la tiranía, la anarquía, monarquía, teocracia y seguro otras más pero no las recuerdo. Primero practicamos las nociones de la democracia así que el primer paso era hacer un concurso sobre quien sería jefe de grupo todo simbólico para que nadie se ofendiera de no ser elegido.

Primero todos elegimos a quien queríamos de candidato, la profesora nos hacía énfasis en que fuera alguien que creían que tuvieran la capacidad y no tanto de que nos cayera bien lo cual fue una instrucción que ignoramos completamente y todos  hicieron básicamente un concurso de popularidad.

Para mi sorpresa muchos me eligieron como candidata, uno justificó que porque una vez tenía hambre y le compartí de sus galletas de cajeta  u otro dijo que le había gustado la trenza con la que me peinaron el otro día.

Mi contrincante era Luisito, un niño pequeño que me había caído bien pero en ese momento me veía feo parecía que le acaban de decir que yo era el enemigo, la verdad estaba muy nerviosa porque no sabía que seguía, no sabía si quería siquiera lo que sea que fuere a hacer.

La profesora Pili nos dijo que ahora debíamos de inventar 3 cosas que haríamos por el grupo si tuviéramos la oportunidad. A veces creo que la profesora nos sobrestimaba porque lo único que yo pensé fue en darles helado y Luisito dijo que daría 5 horas de recreo (lo cual, ya que lo pienso es imposible, pero buen intento Luisito)

Yo me quedé con mi argumento del helado mientras que Luis dijo lo del recreo la verdad se lo habíamos dejado muy difícil a nuestros compañeros porque ¿A quién no le gustaba el helado? ¿O quién no quería un recreo jugando todos los días? Al final quedamos todos divididos o los que votaban por uno y se arrepentían había unos que incluso ponían las dos opciones aun cuando la profesora dijo que no se iba a hacer válido.

Aunque estábamos haciendo muchas tonterías recuerdo a la profesora Pili vernos con ternura y decir en voz baja “Y dicen que  Capacitación ejecutiva México no existe”, la experiencia no me enseñó lo que era la democracia o más bien me enseñó todo lo que no es pero guardo con mucho cariño ese recuerdo. Ojalá Luisito si este teniendo recreos de tres horas o más.

Standard