¿Cuándo y cómo debo revisar mi próstata?

Mi papá acaba de llegar a esa edad a la que todos los hombres, o la mayoría de nosotros, le tenemos miedo. Es cuando nos empiezan a recomendar ir al proctólogo o nos dicen que nos revisemos la próstata, que generalmente es entre los 45 y 50 años. Yo lo acompañé a algunas de sus citas y estudios clínicos, mientras estaba con él me puse a pensar cuándo y cómo debo revisarme la próstata. ¿A qué edad es lo más recomendable? ¿Cada cuánto debo repetir los estudios? Eran algunas de las preguntas que rondaban mi cabeza, así que me puse a investigar y encontré un artículo muy interesante en la página de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés). Hoy quiero compartirles parte de mi investigación.

Fuente: cancer.org

Lo primero que recomienda esta sociedad es que se tenga un diálogo con su médico a una edad temprana, de preferencia antes de los 40 años, para poder tomar una decisión a tiempo de cuándo debemos realizarnos los estudios. El doctor debe informarnos de las ventajas y desventajas de todos y cada uno de los procedimientos a los cuáles podemos someternos, así como sus efectos secundarios, si se podrían  presentar falsos positivos, qué tan fiables son, y deben responder todas nuestras dudas para que nos permitan tomar una decisión de cuándo comenzaremos a cuidarnos. Tras dicha charla, lo más recomendable son tres edades en las que debemos empezar a revisarnos constantemente.

Los hombres que tienen un riesgo menor a padecer cáncer de próstata, es decir, quienes tienen un riesgo promedio, pueden empezar sus chequeos, con todo y medición de peso en básculas, a partir de los 50 años, misma edad que mi padre. Estos hombres son los que nunca han sufrido de problemas en la próstata y que no existen antecedentes familiares de dicha enfermedad. Los que siguen son los que tienen un alto riesgo de padecer cáncer en la próstata, y son aquellos que cuyos parientes de primer grado, es decir, padres, hermanos o hijos, recibieron un diagnóstico con esta enfermedad antes de llegar a los 65 años. También los varones de raza negra tienen probabilidades más altas de ser diagnosticados con cáncer de próstata. Por último están los hombres que tienen riesgo aún mayor de padecerlos ya que más de un pariente de primer grado fue diagnosticado con esta terrible enfermedad.

Mas información en: La Casa de la Báscula

Las dos pruebas más comunes a la hora de que los hombres nos revisemos la próstata son el antígeno prostático, en el cual nos dicen que tan alto o bajo es nuestro nivel de antígeno de próstata específica o PSA, el cual nos dirá qué tan frecuentes deben ser los próximos exámenes. Por ejemplo, quienes tienen menos de 2.4 nanogramos por mililitro pueden hacérsela cada dos años, mientras que los que superan esta medida debe ser cada año. También está la prueba que todos odiamos, por lo incómoda que es. El tacto rectal. Pese a lo molesta que es, a diferencia del antígeno puede ser mucho más segura a la hora de dar un diagnóstico si se está con el profesional adecuado. Te invito a que investigues más del tema, ya que esta es una enfermedad que de no detectarla a tiempo será muy difícil sobrevivir a ella.

OTRAS FUENTES: lacasadelabascula.com

AUDIOS DE SOUNDCLOUD: Socadagui y Fabiana Rockeira

Standard