¿Qué deseas para desayunar?

Bueno, esta pregunta matutina en México tiene múltiples respuestas y variará dependiendo la región y el hogar en donde te encuentres.

Los desayunos mexicanos son tan variados que puedes elegir desde los más sencillos a base de fruta y un café, hasta aquellos abundantes pasando por los especiales para esas noches de “farra”.

[Fuentes: YouTube, KiwiLimón y Wikipedia  || Más sobre comida en KiwiLimón ]

He aquí algunos ejemplos de los desayunos mexicanos que puedes encontrar en un menú de restaurante por si nos vienes a visitar:

  1. a) Huevos rancheros mexicanos con aguacate y totopos

Los huevos rancheros son huevos fritos servidos encima de una tortilla ligeramente frita y cubiertos con una salsa de tomate o jitomate a veces picante.

Este es posiblemente el plato de desayuno mexicano más famoso al norte de la frontera, pero no es tan popular en el resto del país como cabría esperar.

Aun así los encontrarás, junto con una amplia variedad de otros platillos de huevos.

Si estas en un restaurante y ves en un menú de desayuno “huevos al gusto” puedes pedir “revueltos” o “estrellados” (fritos) u otras especialidades como huevos a la mexicana.

  1. b) Chilaquiles

Los chilaquiles es un platillo de desayuno mexicano muy popular.

Estas tortillas de maíz fritas se sofríen y se bañan de una salsa, se espolvorean con queso y una cucharada de crema, se cubren con algunas rodajas de cebolla fina y perejil.

Cuando los chilaquiles se hacen a la perfección, no estan demasiado aguados ni demasiado crujientes, sino el punto intermediario perfecto.

Las opciones básicas son chilaquiles verdes o rojos y también puedes encontrar otras salsas. A menudo se sirven con frijoles refritos y una selección de huevos o carne.

  1. c) Huevos a la Mexicana

Los huevos a la mexicana son huevos revueltos cocinados con cebolla, jitomate y chile, muy a menudo jalapeño pero a veces es chile serrano que tiende a ser más picante.

El nombre proviene del hecho de que las verduras agregadas dan al plato los colores de la bandera mexicana.

Si no lo quieres demasiado picante, puedes especificar “con poco chile” pero si te gusta picante, puedes especificarlo también “con bastante chile”, ya que puede ser una suposición de que los extranjeros prefieren alimentos más suaves.

  1. d) Frijoles

Salvo que definitivamente no te gusten, los frijoles son un platillo que no puede faltar en un desayuno.

La versión que más se prefiere por la mañana son los llamados frijoles refritos en donde son machacados hasta hacerlos pueré y aquí viene la magia de su cocinero ya que pueden ser sazonados con manteca o aceite, colocarles cebolla picada y/o agregarles un chile que le dará un sabor muy particular en la combinación que gustes.

Los frijoles negros se prefieren más al sur siendo los bayos los más consumidos en el centro y norte

  1. e) Lo que no puede faltar: tortillas, salsas y pan

Puedes elegir los que desees pero las tortillas van de “cajón”, son la compañía para casi el 99% de los platillos y de hecho suelen ser las protagonsitas cuando pides guisos como carne, verduras, queso, frijoles, etc.

Las salsas… roja o verde por lo mínimo son presentadas en la mesa para compensar un platillo o por si deseas agregar más picor.

Dependiendo lo que hayas pedido, es posible que te acerquen también el famoso pico de gallo o chiles en vinagre.

Y para los amantes del pan… bueno, tenemos el pan salado mejor conocido como bolillo y ya para un postre… la diversidad de panes dulces, todo un manjar para cerrar junto a un aromático café.

 

Standard