La primera radiografía tomada en 1895, hecho que transformó la medicina casi de la noche a la mañana

Todo descubrimiento da origen a una revolución y muchos de ellos se obtuvieron por mera “casualidad”. Por ejemplo vemos que a finales del siglo XIX se descubre una nueva y misteriosa forma de radiación que permitió ofrecer imágenes médicas.

Wilhelm Röntgen tomó una radiografía de la mano izquierda de su esposa el 22 de diciembre de 1895, poco después de su descubrimiento de rayos X.

Sin embargo, este no era su objetivo inicial.

Medical people – Doctors, nurse and surgeon in group meeting. Selective focus at front doctor.

El físico alemán Wilhelm Röntgen, mientras estudiaba los efectos de pasar una corriente eléctrica a través de gases a baja presión, descubrió accidentalmente los rayos X a finales del siglo XIX, esto fue una radiación electromagnética altamente energética capaz de penetrar la mayoría de los objetos sólidos.

Y literalmente podemos decir que su descubrimiento transformó la medicina casi de la noche a la mañana.

En un año, el primer departamento de radiología abrió en un hospital de Glasgow y el jefe del departamento produjo las primeras imágenes de un cálculo renal y un centavo alojado en la garganta de un niño.

Poco después, un fisiólogo estadounidense usó rayos X para rastrear los alimentos que atraviesan el sistema digestivo.

El público también abrazó la nueva tecnología, incluso los ladrones de carnaval promocionaban los maravillosos rayos que permitían ver el propio esqueleto.

Aunque los registros de laboratorio de Röntgen fueron quemados a petición suya cuando murió, muchas personas han especulado sobre la secuencia de eventos que llevaron a su descubrimiento.

En noviembre de 1895, según una versión popular, Röntgen estaba experimentando con un tubo de descarga de electrones, que había cubierto con cartón negro para bloquear el resplandor que causaba la distracción de los electrones que golpeaban las paredes de vidrio del tubo.

Para su sorpresa, notó por el rabillo del ojo que una pantalla fluorescente a más de un metro de distancia también brillaba.

Röntgen apodó estos rayos misteriosos capaces de atravesar el vidrio “X” (por desconocido) y posteriormente trató de bloquearlos con una variedad de materiales como aluminio, cobre, incluso las paredes de su laboratorio… todo en vano.

Cuando Röntgen sostuvo un trozo de plomo frente al tubo de descarga de electrones, bloqueó los rayos, pero se sorprendió al ver su propia carne brillando alrededor de sus huesos en la pantalla fluorescente detrás de su mano.

Luego colocó la película fotográfica entre su mano y la pantalla y capturó la primera imagen de rayos X del mundo.

Seis semanas después, a fines de 1895, publicó sus observaciones y envió por correo a sus colegas una fotografía de los huesos de la mano de su esposa, mostrando su anillo de bodas en el dedo anular.

Más de 100 años después de los primeros experimentos con rayos X de Röntgen, Gerrit Kemerink, físico y médico del Centro Médico de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, descubrió una máquina de rayos X de la década de 1890 muy similar a la original de Röntgen y la usó para radiografiar especímenes.

Descubrió que para adquirir la imagen, la mano recibió una dosis de radiación 1,500 veces mayor que la dosis actual, lo que explica por qué muchas personas que fueron sometidas a rayos X o que trabajaron con las máquinas originales sufrieron quemaduras por radiación y pérdida de cabello.

Obviamente, todo tuvo un comienzo y a lo largo de los años este descubrimiento ha mejorado sustancialmente ya que la exposición requerida en esa máquina de finales del siglo XIX tardó 90 minutos para obtener imágenes de la mano con la máquina, en comparación con los 20 milisegundos que utilizan las modernas máquinas de rayos X.

Hoy en día, suele ser un proceso mucho más seguro, con protocolos de seguridad tanto para el técnico como para el paciente.

Así la historia, así los descubrimientos y así seguiremos evolucionando para crear cosas mejores.

Información: YouTube, OLAB y El Universal 

Más contenido similar en OLAB 

Standard